Cátedra Narrativas del Yo

Jueves 28 de Abril de 2022 | 11:03

El ecosistema de la lectura y el libro como una prioridad nacional

En la práctica creativa existe un caudal de conocimientos necesarios y útiles para dotar de sentido a nuestra realidad y a nosotros mismos.

La democratización del conocimiento es un pilar que nos debe mover como país hacia el avance cultural, científico y social. En esa línea la Comisión de Sistemas de Conocimiento de la Convención Constitucional aprobó lo siguiente: “el Estado fomentará el acceso de la lectura a través de planes, políticas públicas y programas. Asimismo, incentivará la creación y fortalecimiento de bibliotecas públicas y comunitarias”. Si bien esta medida es alentadora en amplios sentidos ya que el problema del acceso al libro en Chile por el alto costo del IVA es sin duda un asunto al que atender, al igual que el de la infraestructura de los espacios tradicionales de lectura, también se debe reforzar la inclusión de un enfoque que se ocupe de incorporar el hábito de la lectura y el goce de la lectura de manera transversal en la ciudadanía, desde una visión país donde se articulen los esfuerzos entre colegios, universidades, bibliotecas y las familias, tal como lo muestran casos destacados en Finlandia. Es que el libro es mucho más que el libro físico, en su formato papel o digital, se trata de un fenómeno multidimensional. Si nos enfocamos solo en el acceso y circulación del libro se deja de lado aspectos tan relevantes como son las prácticas y metodologías en materia de alfabetización, la incorporación del hábito de la lectura en las personas de todo rango etario y socioeconómico y el placer de la lectura desde la diversidad de perspectivas interculturales, afectivas y de género.

Estas temáticas se vuelven todavía más contingentes al celebrar este 23 de abril el día internacional del libro y el derecho de autor. Desde la Universidad de La Frontera, institución de educación superior pública y estatal que en su nueva misión adhiere a la promoción y aporte al país y a la región de La Araucanía a través de la creación, nos resulta sumamente importante aportar en materias tan estratégicas como son la construcción de la Política Nacional de la Lectura y el Libro 2022-2027, gracias a la Mesa de trabajo de la región de la Araucanía instancia a la que fui invitada  a participar, siendo la desentralización y las especificidades de los territorios los ejes para establecer la hoja de ruta para el próximo quinquenio. Dentro de las necesidades que destacaron en estos encuentros se encuentran la falta de una articulación comunicativa de todas las actividades de fomento de la lectura y el libro en la región, así como también, falta instalar la perspectiva de género en el fomento de la lectura en el territorio. La falta de presupuesto también fue un ámbito destacado sobre todo para el fomento de iniciativas como revistas de literatura y estudios literarios, actividades para vincularse con la comunidad y apoyo a que las bibliotecas se transformen en espacios de ambiente seguro y grato para disfrutar de la lectura de un libro como una experiencia transformadora en un lugar de encuentro rico en recursos literarios de todo ámbito. Dentro de los objetivos para el ecosistema futuro destacó la necesidad de que las autoridades y los gobiernos regionales se comprometan con apoyo concreto, sistemático y permanente para el fomento lector desde diversos ámbitos e iniciativas, así como también, que se instale la perspectiva de género de manera transversal en la Política del Libro y la Lectura, y que el arte y la cultura sean impulsadas como actividades válidas, necesarias y transformadoras a nivel social, político y humano. Que la lectura y el libro sean una prioridad país impulsaría una transformación profunda en la educación de una ciudadanía que incorporaría el hábito y el goce lector dentro de sus vidas siendo el pensamiento crítico, complejo y la empatía aspectos co-creadores de mejores mundos posibles.